domingo, 3 de enero de 2010

George Clooney: "`Up in the air´ es bastante triste, aunque la gente piense que es una comedia"

Extracto de la entrevista publicada hoy en El País:

¿Existe algún momento de respiro para Clooney?
Voy a caer por casa, por Los Ángeles, hoy por primera vez en tres meses y medio. Bueno, podría decir que casi por primera vez en más de dos años. Echo de menos a mis amigos, no te creas. Son una parte importante de mi vida. Pero prefiero tomármelo con humor y aprovechar para una reforma. Ya sabes, transformar el piso de estudiante que tenía en la casa de un adulto. ¡Ya no reconozco ni mi casa! Nuevas puertas, cuartos de baños. ¡Como para levantarse a media noche! Acabas en medio de un armario buscando el cuarto de baño. Ha sido una temporada ¿Cómo describirla? Un poco nómada. Pero aprovecho cada momento. Disfruto plenamente de lo que hago y de esta etapa de mi vida en que soy consciente de que puedo trabajar justo en el nivel en el que quiero trabajar, que estoy haciendo lo que quiero. No me lo perdería por nada del mundo. Así que estoy muy contento de pasarme el día de un lado para otro.

¿Incluso si se le acumulan las películas?
He dicho que me gusta lo que hago. No he dicho que me guste lo que hacen con ello. No era mi intención que se estrenaran todas a la vez. Pero debe de ser mi sino, porque ya me pasó cuando Buenas noches y buena suerte y Syriana se estrenaron con un mes de diferencia. En este caso, una es una comedia y la otra no tiene nada cómico. De hecho, Up in the air es bastante triste, aunque la gente se piense que es una comedia. The men who stare at goats es una comedia donde la cabra me roba la película. Bueno, Jeff Bridges también está bien [risas]. Y en The fantastic Mr. Fox quien me roba la película es Bill Murray. Así que ahí lo tienes. Tres estrenos, pero en ninguno de ellos soy el verdadero protagonista; por lo que me puedo dedicar a disfrutar de la interpretación de mis compañeros, de trabajos tan fantásticos como el de Anna Kendrick en Up in the air.

Sin embargo, hace tiempo que dejó de ser un mero actor para tomar parte más activa en sus películas.
A medida que te haces mayor te sientes más cómodo con el momento que vives en tu carrera. Está muy claro que ya soy mayor para empezar una de esas franquicias millonarias en las que se apoya el Hollywood actual. Así que prefiero buscar el éxito en otro lado. En filmes con un presupuesto de 18 millones de dólares y 15 millones de dólares de promoción, películas que, una vez recaudados unos 40 millones de dólares en la taquilla, recuperen la inversión. Pequeñas joyas con una historia interesante como la película animada de Wes Anderson, o la que ha dirigido Jason Reitman [Up in the air], o la de Grant Heslov, de la que con orgullo puedo decir que fui productor ejecutivo, The men who stare at goats. Y espero que funcionen. Pero, digámoslo así, mi carrera no depende del éxito de mis cabras. El riesgo es pequeño y yo me doy por contento si me dejan seguir haciendo esto. Cuando no me dejen, tendré que buscarme una franquicia que enterrar. Un Batman que destruir.

Hay otras franquicias como 'Ocean's 11'.
¡Y la exploté al máximo! Oceans 12 y 13 sirvieron para pagarme Syriana, El buen alemán y Buenas noches y buena suerte. Todos estos filmes fueron posibles gracias a esas franquicias y no voy a pedir disculpas. El juego cambia cuando soy yo quien financia el proyecto. A estas alturas me mantengo al margen del sistema lo máximo posible; lo que hago es buscar mis historias, pequeñas, pero rentables. ¡Hay pocos taquillazos para un héroe de 48 años! ¡Aunque se llame Clooney!

Cuando echa la vista atrás, ¿cuáles son las películas que recuerda con más cariño?
La primera tiene que ser Out of sight [Un romance muy peligroso], porque fue mi primera buena película, la primera que funcionó y que sigue vigente. No hablo de la taquilla, porque me parece que se hundió con todo el equipo. Quizá sea mejor ejemplo O brother, porque fue un punto de partida en mi carrera. Mis primeros trabajos con los [hermanos] Coen y con [Steven] Soderbergh fueron importantes. Me encantó Buenas noches y buena suerte, pero uno no puede poner su propia película en esta categoría. Michael Clayton, una película sólida y que se mantiene. Up in the air ha sido una experiencia muy especial. Te hablo de las películas que han respondido a lo que trato de hacer, cintas que duren más que su fin de semana de estreno. Supongo que te podría buscar hasta siete u ocho de ellas de las que me siento orgulloso, que no se hicieron por la taquilla ni por los ceros que tenía el cheque y que han tenido vida más allá de su estreno. También tengo una lista igual de larga de filmes apestosos o que no funcionaron, pero de esos no vamos a hablar ahora, ¿verdad?

¿Y qué diría de su primer trabajo en cine, de la primera vez que se vio en pantalla?, ¿a qué categoría pertenece?
A la de experiencia terrorífica. Era muy joven y mi voz era más profunda. Fue The return of the killer tomatoes [1988]. Horripilante. El corte de pelo era espantoso y hacía todo lo que no debe hacer un actor. Encima, les pedí a todos mis amigos que vinieran conmigo a verme en el estreno. ¡Y qué me iban a decir! ¡Eran mis amigos! Espero haber mejorado.

3 comentarios:

Xavier Vidal dijo...

Pocos actores destilan clase, experiencia y savoir faire en sus entrevistas. Clooney es uno de ello, y es inevitable que mister Nescafé caiga en gracia. Si gana su segundo Oscar, aunque Up in the air resulte ser un truño (algo que intuyo... y espero equivocarme), me alegraré.

Anónimo dijo...

A Xavier Vidal y al resto del Universo entero que como él, está idiotizado por Clooney, les digo: ¿Clase? ¿Elegancia? ¿Porte? ¿Poder? JAJAJAJAJAJAJA No me hagas reír. GEORGE CLOONEY ES EL EGOCENTRISMO Y LA HIPOCRESÍA CON PATAS. Si toma esa postura de hombre ideal es únicamente porque aunque el muy imbécil lo niegue, quiere tener al mundo entero bajo su mano, adorándole en una Estatua de Oro puro o besándole los pies. Y perdóname... pero aunque el Universo entero y tú lo vean como un tipo que "cae agraciado al mundo entero", aquí hay una persona CON CEREBRO que no se deja engañar y que ve la alimaña que realmente es Clooney... Y ESE SOY YO. Por eso ruego que fracase y que no se lleve ningún Oscar proximamente... para que su asqueroso EGO se quede hasta por los suelos. O mejor todavía... ojalá que lo maten algún día o que se muera lenta y dolorosamente

Anónimo dijo...

Acabo e venir de ver "up in the air" y es un pedazo de truño, aburridisima hasta la extenuación, un anuncio de Nescafé de dos horas con un protagonista inmutable que no transmite nada